Skip to Content

Mapeo de las profundidades


Una nueva era de exploración

Durante décadas, nuestros mapas del océano se limitaron en gran medida a su superficie. Ningún ser humano había visto más que fragmentos aleatorios de lo que hay entre eso y el fondo del océano. Hemos tenido mapas mucho más precisos de la Luna, Marte y Venus. 

Hoy en día, el primer mapa digital tridimensional del océano clasifica las masas de agua mundiales en 37 regiones volumétricas distintas, conocidas como unidades marinas ecológicas (UME), definidas por las propiedades que más probablemente impulsen la salud y la recuperación del ecosistema: temperatura, salinidad, oxígeno y niveles de nutrientes..

Woman in scuba gear smiling and holding up the hand sign for peace

 

La cartografía y la caracterización de las UME representan un nuevo marco espacial para organizar y comprender las propiedades y procesos físicos, químicos y biológicos del océano. Piense en ellas como elementos atómicos para comprender los océanos del mundo como un complejo sistema de sistemas. 

Con 4.000 unidades terrestres ecológicas (UTEs) que organizan las 105.000 facetas ecológicas de nuestros sistemas terrestres según la cubierta terrestre, las características de las rocas, el tipo de relieve y el clima, junto con las unidades costeras ecológicas (UCE), las unidades ecológicas de agua dulce planificadas (UEF) y las unidades bénticas ecológicas (UBE) que analizan el fondo del océano, tenemos lo que equivale a una especie de tabla periódica, haciendo para las ciencias de la tierra lo que la tabla periódica original de elementos hizo para la física y la química.

Esto es importante. Ver el océano en su verdadera profundidad y complejidad es exactamente lo que necesitamos en un mundo de cambio climático acelerado y demandas de la población si esperamos reducir el riesgo de dañar o agotar críticamente los recursos marinos, preservar las pesquerías del mundo o anticipar cuándo una corriente cálida se convertirá en un huracán asesino. Es lo que necesitamos para impedir que los océanos se vuelvan más ácidos, dañando los arrecifes de coral y otros ecosistemas marinos, y haciendo que las poblaciones de peces disminuyan o se desplacen a aguas mucho menos hospitalarias. Es lo que necesitamos si esperamos hacer frente a los continentes en crecimiento de plástico, residuos y otros contaminantes que amenazan la vida marina. 

 

Map of Alaska and the ocean around it

 

Y, por supuesto, el océano es el motor climático del planeta, absorbiendo el 25 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono, capturando alrededor del 90 por ciento del calor adicional generado por esas emisiones, y generando alrededor del 50 por ciento del oxígeno que respiramos. El océano es la biosfera más grande del planeta, hogar del 80 por ciento de la vida en la tierra. 

Es importante que no sólo los científicos, los administradores del medio ambiente, los pescadores y los transportistas, sino también los ciudadanos científicos comunes puedan ahora navegar virtualmente por el océano y observar lo que ocurre con una amplia gama de sus parámetros, como la salinidad y los niveles de oxígeno. Por primera vez, cualquiera puede explorar desde la superficie hasta el fondo del océano. 

Al permitirnos analizar, cartografiar, predecir e intervenir en la vida emergente de la tierra, los océanos, el agua dulce y el planeta en su conjunto, las UME  y sus similares marcan el nacimiento de una nueva ciencia dura: la ciencia de los ecosistemas. No llega ni un momento demasiado pronto. Los ecosistemas son la clave de muchas cuestiones urgentes de investigación y política, preguntas a las que sorprendentemente no hemos tenido respuestas claras. Como dice Roger Sayre, científico principal de ecosistemas en el Servicio Geológico de los Estados Unidos: "Es realmente importante que entendamos dónde están nuestros ecosistemas, qué son, en qué forma están, y qué nos dan como seres humanos en términos de bienes y servicios que podríamos necesitar para nuestra propia superviven

 

An island surrounded by bright blue ocean and coral reefs

 

La inteligencia avanzada de localización de los ecosistemas acuáticos del mundo está potenciando una amplia gama de iniciativas, incluidos los sistemas de Innovasea para ayudar a localizar las piscifactorías responsables; un Portal de Contabilidad del Océano Pacífico, que muestra el impacto del océano en el producto interno bruto (PIB); el Mapa de la Importancia de la Biodiversidad, que modela los hábitats de 2.200 especies en peligro; el Modelo Nacional del Agua, que estima el caudal de 2,7 millones de arroyos en todo el territorio continental de los Estados Unidos; y el Índice anual de Salud de los Océanos. 

Cuando los aventureros europeos cruzaron el Atlántico en el siglo XV, el océano era simplemente su autopista, no su destino. Parecía el modelo mismo de la intemporalidad, sin límites, por no hablar de la vulnerabilidad. Resulta que el océano no es demasiado grande para fallar, pero tampoco es demasiado grande para arreglarlo. A medida que empezamos a pensar en lo que hay al otro lado de COVID-19, y a medida que entramos en el Decenio de las Naciones Unidas de la Ciencia Oceánica para el Desarrollo Sostenible, podemos hacerlo sabiendo que tenemos el poder de cambiar la marea. 

Por Dawn Wright, oceanógrafa y directora científica de Esri.

Enviar un mensaje

Recibe una respuesta por correo electrónico.

comienza tu mensaje

Llámanos

Habla con un representante de Esri Chile.

+56 224819000 Chile