Skip to Content

Poner la salud en su lugar


El famoso descubrimiento del origen de un brote de cólera en una bomba de agua de Londres en 1854 por el Dr. John Snow -considerado a menudo como el nacimiento de la ciudad moderna y el campo de la epidemiología- se logró a través de un mapa. 

Dado esto, es sorprendente lo poco que hemos aplicado la geografía en la formación de nuestro conocimiento de lo que determina la salud o nuestras estrategias para lograrla. Podría decirse que esto ha sido un error significativo en el análisis. Pero ciertamente es un error en la estrategia.

 

Doctor checks the heartbeat of an older Asian woman



La clásica tríada epidemiológica consiste en (1) un agente de la enfermedad, (2) un huésped susceptible, y (3) el medio ambiente. La ciencia médica ha hecho grandes avances en la identificación y el tratamiento de los dos primeros, desde los antibióticos hasta la genética y los avances en la tecnología médica. Hemos avanzado menos en el tercero - cornucopia contextual que incluye el entorno construido, los determinantes sociales de la salud y las condiciones ambientales locales. 

Lo que hemos aprendido es que el 80% de nuestros resultados de salud están impulsados por el contexto: el entorno físico (10%), los comportamientos de salud (30%) y los factores sociales y económicos (40%). Sólo el 20% restante está determinado por el genoma y el microbioma de una persona (los organismos simbióticos -incluidos miles de millones de bacterias y otros microbios- que constituyen un ser humano individual) y la atención clínica que reciben. Estos tres primeros factores se conocen colectivamente como el exposomo, definido como la medida de todas las exposiciones de un individuo en una vida. La exposición de una persona comienza antes del nacimiento e incluye los aportes de fuentes ambientales y ocupacionales, como el clima, los metales y plásticos, el ozono, la contaminación, el tabaco, los pesticidas, la infección, el estrés y los factores socioeconómicos.

Map showing an area with diamonds of varying sizes and colors


Lo que hemos llegado a ver es que la mejor manera de organizar y analizar esa complejidad expositiva es a través de la localización. Incluso en tiempos normales, su código postal puede ser tan importante para sus resultados de salud como su código genético o su código fiscal. Ahora multiplica eso por un orden de magnitud durante una pandemia. Como dicen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), "Tanto el quién y el cuándo de la enfermedad son relativos y a menudo dependen del dónde". 

Afortunadamente, ahora tenemos los medios para entender ese "dónde". A través de una mentalidad geoespacial emergente y las nuevas herramientas de inteligencia de localización, mejoradas por la inteligencia artificial, podemos ahora analizar las complejidades ambientales y sociales y su impacto en nuestra salud. 

El "dónde" resulta ser la mejor lente para determinar cómo combatir las enfermedades y producir salud pública. 

El lugar no sólo nos ayuda a entender nuestro contexto de salud completo, sino que también nos muestra dónde y cómo intervenir. 

Tomemos la actual pandemia.. 

  • Mapeando la epidemia: Las sofisticadas capacidades de cartografía desarrolladas durante las epidemias del Nilo Occidental, el SARS, el Ébola y el Zika se utilizan hoy en día para hacer un seguimiento del sarampión, la poliomielitis y otras enfermedades infecciosas, y han demostrado ser muy valiosas durante el COVID-19. El ejemplo actual de esta capacidad emergente son los mundialmente famosos Dashboards de COVID. Hay docenas, siendo los más prominentes los de la Organización Mundial de la Salud y la Universidad Johns Hopkins
  • Rastreo de contactos: La inteligencia avanzada de localización ayuda a los líderes a detectar patrones en tiempo real, detectar anomalías, adquirir conocimientos y detener la propagación de la enfermedad mediante la comprensión de los vínculos más allá de los casos y los contactos para incluir los lugares que la gente ha visitado. 
  • Protegiendo a los más vulnerables: Los mapas inteligentes que muestran los datos de la Oficina del Censo de los EE.UU. sobre edad e ingresos, junto con información sobre las instalaciones de vivienda para ancianos, campamentos para personas sin hogar, hospitales y clínicas, se han vuelto vitales. Con un simple análisis espacial, esta información en capas puede crear puntuaciones de riesgo localizadas que son altamente procesables.
Pharmacist checking medication stocks while consulting a tablet




Los mapas y dashboards inteligentes también ayudan a predecir y planificar cuántas personas necesitarán ser hospitalizadas, abordan la escasez de alimentos y permiten a las empresas adaptar los espacios de trabajo interiores para cuando los empleados regresen al trabajo.

Estos enfoques basados en la inteligencia geográfica nos permiten ir más allá de la medicina personalizada a la medicina de precisión, y más allá de la medicina de precisión a la salud pública de precisión. 

Al final, la pandemia nos está diciendo tanto sobre la geografía como sobre el cuidado de la salud. 

Por un lado, nos recuerda que todos estamos en el mismo barco. Como dijo David Wolman en Wired, "el concepto mismo de otro lugar es una ficción... Donde importa absolutamente. Pero también es cierto que todos vivimos aquí. Juntos". 

Por otro lado, el virus está reforzando la centralidad de la microlocalización. Las combinaciones únicas de las características sociales, ambientales y culturales de una ciudad, vecindario o manzana determinada son decisivas para determinar el impacto del virus en esas comunidades. Igual de importante, nos muestran dónde y qué hacer al respecto.

Por Estella Geraghty, Médico y Director Médico de Esri.

 

Enviar un mensaje

Recibe una respuesta por correo electrónico.

comienza tu mensaje

Llámanos

Habla con un representante de Esri Chile.

+56 224819000 Chile